“¿...Una Nación, Apartada de Dios?”  pdf version

 

¡Ahora, desde California, el más liberal de los estados donde Berkeley, el liberalismo y el ateísmo prosperan, llega el fallo de un pequeño comité formado por 3 jueces federales (quienes votaron 2 contra 1) que las palabras “bajo Dios” en el juramento de la bandera son anticonstitucionales!

 

La demanda fue impuesta por un ateo cuya hija, según él, era “forzada” por su colegio a recitar el juramento a la bandera incluyendo esas odiosas palabras. La niña era simplemente la utilería de un tal Michael (vaya nombre para un ateo) Newdow, que había esta luchando durante muchos años por conseguir que las palabras “In God We Trust (Confíamos en Dios)” se eliminaran de las monedas.

 

La verdad sea dicha, su hija recitaba tranquilamente el juramento con sus compañeros de clase. Cuando se le entrevistó en la Fox Cable News, Newdow se enfureció cuando se le preguntó por su hija, “¡No metáis a mi hija en esto!” espetó él. El entrevistador abruptamente contestó, “Usted es el único que ha metido a su hija en esto”.

 

Un reciente sondeo reveló que el 86% de los Americanos creen que las palabras “bajo Dios” deberían permanecer en el juramento, mientras que un once por ciento opinan que deberían ser omitidas. Y el tres por cierto “no sabían que hacer”.

 

Las palabras fueron añadidas al juramento por el difunto Presidente Dwight D. Eisenhower en un tiempo en el que “el Comunismo sin Dios y el ateísmo” estaban en la mente de todos y cada uno de los Americanos.

 

La expresión “In God We Trust (Confíamos en Dios)” que aparece en las monedas y billetes fue diseñada como el Emblema Nacional de EE.UU en el Congreso de 1956. Sin embargo, se utilizó como inscripción en las monedas estadounidenses durante la Guerra Civil, y apareció de una forma ligeramente diferente en el poema de Francis Scott Key, el cual se convirtió en nuestro Himno Nacional.

 

Hoy en día, las cortes liberales se enfrentan a un dilema. Mientras que la indignación nacional hierve y echa humo sobre este reciente fallo, la Corte Suprema de EE.UU puede estar enfrentándose a una embarazosa decisión, a menos que el comité del Noveno Circuito al completo anule la decisión de los dos jueces federales. Después de todo, fue la Corte Suprema la que postró en la cama las plegarias de las ceremonias de graduación escolares en 1992, y emitió un fallo contra  los estudiantes que pronunciaban oraciones de bendición en los partidos de fútbol en 2000. La corte dijo que tales oraciones tenían el “inapropiado efecto de coaccionar a aquellos presentes a participar en el acto de adoración religiosa”. El hecho de cómo un individuo era “coaccionado” no se aclaró. Todo lo que los disidentes tienen que hacer es esperar en silencio mientras los demás rezan.

¡Ahora, si el caso actual de “Newdow contra California” alcanza la Corte Suprema de EE.UU., la corte se verá a sí misma enfrentándose a tener que revocar sus propias leyes anteriores! Esto es, si la corte escucha y se rinde a la opinión política.

 

En un acto de resistencia, la Cámara de Representantes de EE.UU. se reunió en las escaleras de capitolio para recitar enérgicamente el juramento de la bandera, que es un reminiscente del canto a “God Bless America (Dios Bendiga a América)” sobre aquellas mismas escaleras el día después de que las torres gemelas cayeran. Incluso los Demócratas Liberales se escandalizaron. Los Senadores Daschle, Lieberman y Byrd estaban rotundamente en desacuerdo con las leyes de la corte.

 

El pueblo de Dios no debería sorprenderse del todo con este último intento de los ateos por eliminar toda mención de Dios hacia la conciencia pública. Después de todo, Isaías predijo, “No conocen el camino de la paz y la justicia no se encuentra en sus empresas. Todo es chueco en sus caminos, y el que allí se mete no anda tranquilo.

 

Por eso, la justicia no se acerca a nosotros y no nos llega la salvación. Esperábamos la luz y sólo hay tinieblas; la claridad, y andamos a oscuras.

 

Palpamos las paredes como ciegos y caminamos con miedo, como los que no ven. Tropezamos al mediodía como si fuera de noche, y en la fuerza de la edad, ya somos como muertos.

 

“Todos nosotros gruñimos como osos y gemimos como palomas [millones de personas de quejan, lloran y se lamentan de sus problemas, culpando a todos y a todo excepto a sí mismos]. Esperábamos que nos hicieran justicia, pero nada, o que llegara nuestra salvación, pero permanece lejos de nosotros.

 

“Pues a menudo te hemos sido infieles, y nuestras propias faltas nos acusan. En efecto, tenemos siempre presentes nuestros pecados y reconocemos nuestros yerros:

 

“La rebelión e hipocresía para con el SEÑOR, y la infidelidad a nuestro Dios, nuestras traiciones y revueltas y nuestros pensamientos y juicios injustos.

 

“Se ha expulsado al derecho, así que la justicia no pudo acercarse; la verdad ha sido maltratada en el tribunal y la rectitud ya no tuvo allí acceso.

 

“La verdad ya no existe, y el que se aparta del mal es despojado. El SEÑOR lo vio y no le gustó que no hubiera justicia.” (Isaías 59: 8-15). No puede haber mejor descripción del clima político, económico, social y religioso de Estados Unidos.

 

El profeta Sofonías, usando Jerusalén como uno de los tipos de pueblos de Israel, escribió, “¡Ay de la rebelde, de la impura, de la ciudad opresora!

 

“Ella no escuchó el llamado, no aprendió la lección, no puso su confianza en el SEÑOR ni se acercó a su Dios.


“Sus jefes, en medio de ella, son leones rugientes; sus jueces, lobos nocturnos, que no dejan nada para roer a la mañana;


“Sus profetas son fanfarrones, hombres traicioneros; sus sacerdotes han profanado las cosas santas y han violado la Ley.


“El SEÑOR es justo en medio de ella, no comete injusticias; él dicta su sentencia cada mañana, nunca falta al despuntar el día. Pero el injusto no conoce la vergüenza.” (Sofonías 3:1-5)


¡Extrañamente, son los “CRISTIANOS NOMINALES” quienes están más sorprendidos de que el Tribunal de Apelaciones mande en contra del juramento que contiene “bajo Dios”, cuando la PIEDRA ANGULAR de mundo Cristiano profesante es que LA LEY DE DIOS ESTÁ ELIMINADA!

 

Esto es precisamente por lo que Pablo predijo, “Quiero que sepas que en los últimos tiempos sobrevendrán momentos difíciles.

 

“Porque los hombres serán egoístas, amigos del dinero, jactanciosos, soberbios, difamadores, rebeldes con sus padres, desagradecidos, impíos,

 

“Incapaces de amar, implacables, calumniadores, desenfrenados, crueles, enemigos del bien,

 

“Traidores, aventureros, obcecados, más amantes de los placeres que de Dios;

 

“Y aunque harán ostentación de piedad, carecerán realmente de ella. ¡Apártate de esa gente!” (2ª Carta a Timoteo 3:1-5). Sí, millones de personas tienen una “forma” de piedad, de religión. Poco saben ellos que sus rezos y protestas no van más alto del techo o las luces del estadio. ¡Dios simplemente no escucha a los pecadores, y no oye los rezos de aquellos que continuamente pisotean Sus sagradas y correctas leyes!

 

¡América se aferra a una “forma” de religión, pero NIEGA LOS DIEZ MANDAMIENTOS! La gente finge estar de acuerdo con Dios. Ellos “alaban” a Dios. “Adoran” a Dios y a Su Hijo, Jesucristo. O eso creen. Además, Jesucristo dijo, “...¿Por qué ustedes me llaman: "Señor, Señor", y no hacen lo que les digo?” (Lucas 6:46). También dijo, “No bastará con decirme: ¡Señor!, ¡Señor!, para entrar en el Reino de los Cielos; más bien entrará el que hace la voluntad de mi Padre del Cielo.” (Mateo 7:21).

 

Cuando un joven noble le preguntó a Jesucristo qué necesitaba HACER para recibir la salvación, Jesucristo no le contestó de la manera en que miles de ministros Cristianos profesantes le habrían contestado. Ellos le habrían dicho, “¿Es que, joven hombre, no sabes que no debes HACER nada para recibir la salvación? ¡Sólo debes CREER, CREER en mí, y serás salvado! Pero Jesucristo dijo, “...si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos!” (Mateo 19:17). Cristo entonces describió los DIEZ mandamientos, asegurándose de que el joven entendía exactamente de lo que Él estaba hablando.

 

Hace mucho, mucho tiempo, la Corte Suprema dictaminó que la pornografía no iba contra la ley. Desde la época de Earl Warren, y mucho antes, la corte más alta del país ha heredado una y otra vez decisiones que eran absolutamente abusivas a ojos de Dios, cuando se comparaban con las escrituras.

 

Los Patriotas Americanos no tienen por qué sorprenderse cuando sus jueces dictan leyes estúpidas e irracionales. Dios dice, “Él hace andar descalzos a los consejeros y priva a los jueces de su sano juicio.” (Job 12:17). Una nación hedonista; una nación que es libre, auto-indulgente; una nación cuyas familias están en el caos; una nación que sanciona el asesinato de millones de nonatos, que que regodea en la pornografía, la violencia y el crimen; una nación que llora en contra de la pena de muerte para los asesinos; una nación de derechos homosexuales, de derechos animales, de ecologistas pirados (cuya legislación ejecutada ha resultado en gigantescos incendios) y ladrones de guantes blanco que roban más dinero que el GNP total de dos tercios de las naciones del mundo; no debería sorprenderse cuando los estúpidos jueces legan descaradamente malas decisiones.

 

Sin embargo, el Sr. Newdow puede descubrir que su ataque hacia nuestro juramento ha resultado en otra explosión nacional de patriotismo, y, si bien no un retorno hacía el Dios verdadero, al menos un momentáneo despertar de la “FORMA” de religión existente en América.

 

¡Asombrosamente, después de que él creo un furor nacional; una furia desde el gobierno federal hasta las clases y las iglesias, el juez que dictaminó que el juramento era “anticonstitucional” ha situado ahora su dictamen como “suspendido”! Esto es una descarada prueba de que el juez no estaba necesariamente dictando sentencia según sus propias convicciones. ¡Es evidente que ha reaccionado debido a la protesta pública; a la presión! ¡Por lo tanto, sus presuntamente tan cacareadas opiniones judiciales son expuestas como nada menos que éticas situacionales; flexibles a las actuales tendencias partidistas! Qué parodia más vergonzosa.