» » El Evangelio… Un Mesaje Para El Próximo Milenio

El Evangelio… Un Mesaje Para El Próximo Milenio

posted in: Folletos | 0
image_pdfimage_print

¿Cuándo fue la última que fue a la iglesia y el predicador dijo, “¡Tengo BUENAS NOTICIAS para vosotros acerca de otra parte importante de la llegada del GOBIERNO DE DIOS que se establecerá sobre esta tierra!”? ¡Probablemente nunca! ¡Esto es lo que la amplia mayoría de predicadores NO SABEN o NO CREEN el verdadero evangelio de Cristo!

¡Millones de personas han escuchado un evangelio “acerca de” Jesucristo, pero NUNCA HAN OÍDO el evangelio QUE ÉL TRAJO a esta tierra, y envió a sus discípulos! Jesucristo vino predicando el “Evangelio del Reino de Dios”. Pocos conocen LO QUÉ él predicó! ¡Tan estremecedor como pueda sonar; tan INCREÍBLE como pueda parecer, millones de Cristiano profesantes NUNCA HAN OÍDO el verdadero Evangelio!

¿Cuántas veces lo ha oído? “¡Si usted creyera en el Señor Jesucristo con todo su corazón, usted sería salvado!” ¡Miles de veces, en cientos de programas de televisión y radio cada Domingo, y en miles de púlpitos por toda la tierra, la gente escucha un historia SOBRE EL PERSONAJE de Jesús!

Ellos han oído predicar Su nombre; sobre cómo murió para salvar a los pecadores. ¡Todo esto es VERDAD, por supuesto, y no hay nada de malo en absoluto en hablar SOBRE Jesucristo, mientras no ignore completamente el mensaje que Él envió a Sus discípulos – el mensaje que Él les ordenó proclamar y publicar a todo el mundo!

¡Tan estremecedor como suena – millones de Cristianos profesantes que “CREEN EN” Cristo (que realmente lo hacen) NUNCA HAN OÍDO el mensaje que Él TRAJO!

Suponga que usted estuviera esperando un mensaje de un pariente sobre una herencia. Suponga que un telégrafo en bici de Western Union llegara a su puerta, agitando un pedazo de papel amarillo con la mano. Entonces usted comenzaría a exclamar qué “joven tan limpio y agradable” era; comentaría lo cortado y aseado que tiene el cabello, y lo limpio y planchado que estaría su uniforme. Usted se daría cuenta de cómo se había peinado, y de que sus uñas están limpias. Y le felicitaría por sus modales suaves y agradables.

Entonces, usted no podría ESPERAR a hablarle a sus amigos acerca del “agradable y joven mensajero” que había conocido; ¡qué buen ejemplo de un joven Americano trabajador era!

Pero usted se olvidó totalmente de preguntarle al mensajero por el MENSAJE que había venido a entregar; un mensaje que decía que un nuevo GOBIERNO diferente pronto se establecería; un mensaje que decía que usted sería un HEREDERO de una FORTUNA MÁS ALLÁ DE NUESTROS MÁS GRANDES SUEÑOS!

¿No diría usted que tal escenario parecería RIDÍCULO?

¿Por qué es, entonces, que usted ha oído infinitas y repetitivas historias sobre el MENSAJERO que vino a traer un mensaje, pero nunca ha escuchado el MENSAJE que trajo? Como dice el antiguo y familiar himno, “Cuéntame la antigua historia”, el “evangelio” que millones de personas han oído parece serles algo antiguo, algo pasado. Aquellos que creen que están oyendo el “evangelio” de predicadores a través de la radio y la televisión, o desde los púlpitos de sus iglesias locales, oyen hablar de “Jesús y Su amor” una y otra vez. Ellos creen que están escuchando la antigua historia; algo que tuvo lugar hace dos mil largos años.

Lejos de ser solamente la historia de la muerte, el entierro y la resurrección de Cristo, el evangelio es el mensaje que Él trajo; las increíbles BUENAS NOTICIAS que Él concienzudamente enseñó a Sus discípulos; ¡el FELIZ ANUNCIO que Él les encomendó llevar a todas las partes del mundo!

Lo crea o no, el evangelio que Jesucristo predicó tiene que ver con nuestros días, ahora, y con el futuro inmediato. La palabra misma “evangelio” lleva consigo un mensaje futurista; una descripción del mundo en el próximo siglo, y desde el futuro hasta la eternidad.

Las buenas noticias que Cristó envió incluyen las respuestas a las preguntas más desconcertantes que se ha enfrentado la humanidad: ¿quiénes somos, qué somos, POR QUÉ estamos aquí? ¿Somos un “alma” consciente dentro un cuerpo que envejece; un “alma” que vive conscientemente después de la muerte del cuerpo? ¿Vivimos en una fábrica de almas, donde miles de “almas” vienen al mundo cada día, como otras miles, cuyos cuerpos han muerto, se están mudando al cielo, o descendiendo al “infierno”?

¿Es Dios como un “Dueño ausente”, que puso todo esto en funcionamiento, y después partió hacía el “gran más allá” o a alguna gran parte de “ahí arriba”, habiendo delegado a “San Pedro en las puertas del cielo” la tarea de dar la bienvenida a la almas entrantes, mientras que el demonio baila con júbilo cuando él da la bienvenida a aquellos que descienden al “infierno”?

Las Buenas Noticias Sobre El Reino

Si fuera a escribir sobre el Reino de Gran Bretaña, o el Reino de Holanda, o el Reino de Jordania, usted sabría inmediatamente que estaría escribiendo sobre un GOBIERNO; un país o imperio específico; un rey o reino; un sistema de leyes; los sujetos que viven en ese reino, y quiénes están sometidos a ese trono real.

Pero instantáneamente, cuando hablo del “Reino de Dios”, es como si la mente se “inclinara”. ¡De repente, todo es etéreo, vago, nebuloso, “de otro mundo”, espiritual, místico, IRREAL! Para la mayoría, la expresión “Reino de [no “en”] el Cielo” como sólo Mateo, entre todos los escritores del evangelio expresó, o el “Reino de Dios”, como Marcos, Lucas y Juan lo expresaron, no es real, si no imaginario; fantástico, algo que pertenece al campo de lo surrealista.

¡Pocos saben POR QUÉ es esto! Hay una razón, sin embargo, y la razón implica un trama deliberado que ofusca, pervierte y distorsiona el mensaje que Cristo trajo a esta tierra hacia un mensaje completamente diferente – “otro evangelio”, que NO es el evangelio del Reino de Dios.

La Palabra de Dios revela que una gran archi-demonio, llamado Satán, ha engañado a todas las naciones con mentiras y “misterios” impenetrables, y así oscureciendo totalmente la limpia y clara VERDAD del evangelio! Dios dice, “Entonces se desató una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron contra el dragón. Lucharon el dragón y sus ángeles,

“pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo.

“El dragón grande, la antigua serpiente, conocida como el Demonio o Satán, fue expulsado; el seductor del mundo entero fue arrojado a la tierra y sus ángeles con él.” (Apocalipsis 12:7-9).

¡Si usted es Cristiano; Católico o Protestante, usted cree firmemente que todos los Hindúes están engañados! Usted cree que Sintoístas, Confucianistas, Budisas, y Judíos Ortodoxos están engañados. Los Católicos creen que los Protestantes están engañados, y los Protestantes creen que los Católicos están engañados. El caso es que, la mayoría de la gente está dispuesta a admitir que una persona engañada es una persona sensata; que el engaño no tiene nada que ver con la honestidad, la integridad o los valores morales.

Creer que otra persona está engañada es creer que están sinceramente equivocados, no que sea una mala persona. ¡Note! Pablo escribió cómo él no había recurrido al engaño o al truco hábil, ya que él predicaba la verdad al pueblo de Corinto, si no que él nunca había “…callado nada por vergüenza, ni hemos procedido con astucia o falsificando la Palabra de Dios. Por el contrario, manifestando abiertamente la verdad, nos recomendamos a nosotros mismos, delante de Dios, frente a toda conciencia humana.

“Si nuestro Evangelio todavía resulta impenetrable, lo es sólo para aquellos que se pierden,

“Para los incrédulos, a quienes el dios de este mundo les ha enceguecido el entendimiento, a fin de que no vean resplandecer el Evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios.” (2ª Carta a los Corintios, 4:2-4). La expresión “son perdidos” está en presente continuo, o tiempo aorista en Griego, y significa “están siendo” perdidos.

¡Millones son engañados! Son espiritualmente ciegos a la verdad. Cristo mismo dijo, en respuesta a las preguntas de Sus discípulos sobre Su hábito de hablar a las masas a través de parábolas, “Por eso les hablo en parábolas [acertijos, adivinanzas], porque miran, y no ven; oyen, pero no escuchan ni entienden.

“En ellos se verifica la profecía de Isaías: Por más que oigan no entenderán, y por más que miren no verán.

“Este es un pueblo de conciencia endurecida. Sus oídos no saben escuchar, sus ojos están cerrados. No quieren ver con sus ojos, ni oír con sus oídos y comprender con su corazón… Pero con eso habría conversión y yo los sanaría.” (Mateo 13:13-15).

Esta llana declaración de Cristo casi NUNCA se ha citado desde los púlpitos de las iglesias Católicas y Protestantes. ¿Por qué? ¡Porqué va directamente a la cara de la creencia subyacente de todos los evangélicos; la premisa subyacente sobre la cual ellos basan su “antigua, antigua historia” sobre Jesús! Ellos erróneamente asumieron que Cristo intentó convertir a todo el que pudo. Ellos asumieron que Él nunca llevó a nadie atrás; que Él estaba intentando “conseguir salvar el mundo” durante sus 33 años y medio en la tierra. No es eso. Incluso Sus propios discípulos no entendieron hasta DESPUÉS del día de Pentecostés, cuando fueron teñidos por el Espíritu Santo.

Justo antes de este estupendo acontecimiento, ellos vieron por última vez a Jesucristo en la tierra. Él se les había aparecido muchas veces durante el período de un mes y diez días. Note la cita, “Después de su Pasión, Jesús se manifestó a ellos dándoles numerosas pruebas de que vivía, y durante cuarenta días se le apareció y les habló del Reino de Dios.

“En una ocasión, mientras estaba comiendo con ellos, les recomendó que no se alejaran de Jerusalén y esperaran la promesa del Padre: «La promesa, les dijo, que yo les he anunciado.

“Porque Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo, dentro de pocos días».

“Los que estaban reunidos le preguntaron: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?».

“El les respondió: «No les corresponde a ustedes conocer el tiempo y el momento que el Padre ha establecido con su propia autoridad.

“Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra»” (Hechos de los Apóstoles 1:3-8).

¡Note que Sus discípulos le preguntaron por la restauración de una nación Israelita; el REINO DE ISRAEL! No tenían idea de un reino por todo el globo que uniría a todas las naciones. Ellos esperaban una restauración del tipo de grandeza que Israel había disfrutado antes de la muerte de Salomón – un tipo de gran Imperio Davidiano o Salomónico, extendiéndose desde la actual Siria, pasando por los ríos Tigris y Eúfrates y llegando al Delta del Nilo.

¡Durante años, los discípulos de Cristo creyeron que Él colocaría Su reino ALLÍ Y ENTONCES! Muchos, muchos incidentes durante Su ministerio de tres años y medio les convencieron de ello, en la alimentación de los cuatro mil o cinco mil; en el derrocamiento de los cambistas en el Templo; en la entrada triunfal a Jerusalén; ellos creyeron que Él causaría un levantamiento popular, derrocaría al corrupto Sanhedrin, expulsaría a las fuerzas Romanas y ocuparía el trono. No fue hasta la milagrosa manifestación del Espíritu Santo en el Día de Pentecostés que ellos empezaron a percibir verdadero alcance mundial de su llamada. ¡Incluso entonces, ellos creyeron que Su reino; Su gobierno terrenal, tendría lugar durante sus vidas!

Incluso Pablo lo pensó. Él escribió, “Les aseguro, hermanos, que lo puramente humano no puede tener parte en el Reino de Dios, ni la corrupción puede heredar lo que es incorruptible.

“Les voy a revelar un misterio: No todos vamos a morir, pero todos seremos transformados.

“En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene la trompeta final, porque esto sucederá, los muertos resucitarán incorruptibles y nosotros seremos transformados.” (1ª Carta a los Corintios 15:50-52). Pablo dijo “nosotros”, incluyéndose a sí mismo y a aquellos que trabajaban con él, así como a los hermanos en Corinto.

Tendemos a pensar en términos de “allí y entonces” cuando leemos la Biblia. Las iglesias Católica y Protestante han tendido a hacer de la “vieja, vieja historia” una historia antigua; una historia mohosa y polvorienta que pertenece al pasado lejano – hace más de dos mil años. Pero usted y yo sabemos que estamos viviendo en el “aquí y ahora”. El problema es, que raramente aplicamos las escrituras en el mismo sentido; dándonos cuenta de que los apóstoles estaban viviendo en el “aquí y ahora” durante el período de tiempo que ocupó sus vidas.

NUNCA creyeron ni Pablo, ni Pedro, ni Juan, ni Lucas, ni ninguno de los escritores del Nuevo Testamento que todos morirían – que se pudrirían en sus tumbas – mientras que siglo tras siglo ha pasado; ha pasado el 4º, el 7º, el 13º y el siglo 19. ¡NUNCA se dieron cuenta de que Cristo NO regresaría a esta tierra hasta principios del SIGLO VEINTIUNO!

¡Piense en lo crueles que hubieran sido si lo hubieran sabido! ¡Tal conocimiento nunca habría sido calculado para inspirar fervor, entusiasmo; un placer urgente por hacer el trabajo de Dios! ¡En su lugar, habría llevado al derrotismo!

Sin embargo, en lo que a sus vidas respecta, desde que han estado tumbados en sus tumbas absolutamente impasibles al paso del tiempo, la resurrección tendrá lugar, justo como Pablo dijo que ocurriría, y, en un “momento, durante el parpadeo de un ojo” (tanto que la conciencia se preocupe) estarán en el Reino de Dios.

Estos hombres fueron, de hecho, “jóvenes revolucionarios”. Al igual que millones de personas en tiempos pasados; y muchos en la actualidad, que forman hermandades, partidos, bandas, milicias, grupos, juntas, clubes o bandas, igual que organizaciones equivocadas que buscan derrocar gobiernos forzosos, ¡ellos creyeron que eran parte de algo que podría FUNDAR UN GOBIERNO NUEVO Y DIFERENTE muy pronto durante su vida!

Su pregunta, citada arriba de los Hechos de los Apóstoles 1, lo prueba absolutamente.

Ellos no preguntaron por los siglos que estaban por venir. No preguntaron por las tierras lejanas; por Gran Bretaña, o España, o África – ellos sólo preguntaron por la restauración del reino (gobierno) de ISRAEL; de su tierra nativa.

El Mensaje de Pablo Era Sobre El Reino de Dios

¡El apóstol Pablo predicó continuamente el REINO DE DIOS! No sólo eso, él predico el evangelio del reino del Antiguo Testamento, que constituyó las únicas escrituras existentes durante aquellos tiempos.

Cristo había colocado el escenario para este tipo exacto de predicación cuando Él instruyó a Sus discípulos. Lucas escribió sobre cómo las mujeres y los discípulos eran reacios a creer que Cristo había resucitado, y cómo Él les habló largo y tendido DEL ANTIGUO TESTAMENTO todas las escrituras sobre Sí mismo; sobre Su gran paso eterno; sobre Su inminente sufrimiento, muerte, entierro y resurrección; sobre Su gloriosa segunda venida como Rey de reyes y Señor de señores: Entonces les dijo, “Qué poco entienden ustedes y qué lentos son sus corazones para creer todo lo que anunciaron los profetas!

“¿No tenía que ser así y que el Mesías padeciera para entrar en su gloria?

“Y les interpretó lo que se decía de él en todas las Escrituras, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas.” (Lucas 24:25-27).

¿Ha ido usted alguna vez a la iglesia y oído a un predicador de hoy en día PREDICAR A CRISTO exclusivamente del ANTIGUO TESTAMENTO? ¡Cristo lo hizo! ¡Pablo lo hizo! ¡Juan lo hizo! ¡Todos los apóstoles, evangelistas, pastores y maestros del Nuevo Testamento de la iglesia lo hicieron!

Ellos no poseían ni un simple fragmento del “Nuevo Testamento” de la Biblia hasta que Pablo escribió a los Tesalonicenses alrededor del 52 D.C. ¡Bajo ningún concepto le dieron la categoría de “escritura inspirada” a la carta de Pablo! ¡Además, ninguno de los otros apóstoles fue nunca consciente de tal carta, y muy probablemente, ninguno de ellos la leyera nunca! ¡Así, la 1ª Carta a los Tesalonicenses, junto con el libro del evangelio de Mateo, conforman las dos primeras piezas de la literatura del Nuevo Testamento!

Note varios ejemplos de algunas de las escrituras que Cristo utilizó cuando les habló sobre Sí mismo: “Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; le ponen en el hombro el distintivo del rey y proclaman su nombre: «Consejero admirable, Dios fuerte, Padre que no muere, príncipe de la Paz.»

“El imperio crece con él y la prosperidad no tiene límites, para el trono de David y para su reino: El lo establece y lo afianza por el derecho y la justicia, desde ahora y para siempre. El fervor del SEÑOR de los ejércitos lo llevará a cabo” (Isaías 9:5,6).

Esta profecía sobre Cristo NO fue “la primera Navidad”, o un cuento de cuna sobre un “Pequeño Señor Jesús”. NO era la historia melosa, dulce y sentimental SOBRE LA PERSONA de Cristo, si no sobre Su increíble PODER; sobre Su gran COMISIÓN; sobre quién fue Él; qué fue Él; por qué vino Él; qué enseñó Él; por qué Él resucitó, y el hecho de que Él vaya a volver a esta tierra a la cabeza de millones de ÁNGELES CONQUISTADORES para establecer Su GOBIERNO MUNDIAL!

¡Note cómo Pablo enfatizó continuamente el Reino de Dios! “Entonces fijaron un día para encontrarse con él, y fueron a verlo en mayor número al lugar donde se alojaba. Pablo les habló durante todo el día sobre el Reino de Dios, dándoles toda clase de testimonio y tratando de persuadirlos para que creyeran en Jesucristo, a partir de la Ley de Moisés y de los Profetas.” (Hechos de los Apóstoles 28:23).

Al igual que Cristo había hablado a Sus discípulos sobre Su gran misión en este tierra desde la “ley de Moisés”, o los cinco primeros libros de la Biblia, así como también desde Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel y todos los demás libros proféticos, todos los apóstoles hicieron lo mismo. ¡Recuerde, estos eran los únicos “libros sagrados” o “Sagradas Escrituras” existentes en aquel tiempo!

Bajo arresto domiciliario, esperando juicio ante César, Pablo permaneció firme a su llamada. Note “proclamando el Reino de Dios, y enseñando con toda libertad y sin encontrar ningún obstáculo, lo concerniente al Señor Jesucristo.” (Hechos de los Apóstoles 28:31). Lucas deliberadamente elegió esta frase para cerrar su largo tratado a su amigo, Teófilo. Estas palabras fueron escritas a finales de los 60 D.C., o unos treinta años después de la resurrección.

¿Qué es un Reino?

Cómo ya habíamos mencionado anteriormente, ninguno de nosotros tiene ningún problema al entender cuando hablamos del “Reino de Gran Bretaña”. Así, cuando uno de nosotros habla del “Reino de Dios”, parece que todo el engaño y confusión espiritual se ponen en escena. ¡Ni siquiera uno sobre diez mil Cristiano profesantes que acuden a la iglesia realmente lo creen, o esperan, el establecimiento de un nuevo orden en el mundo bajo Jesucristo sobre su bueno y verde mundo!

En su lugar, ellos piensan en “ir al cielo”.

Pero tal es un puro sinsentido, y no resistirá el paso de la escritura inspirada.

Para constituir un reino, debe haber un REY. ¡El REY de Su Reino, que pronto será establecido en esta tierra, es Jesucristo de Nazaret!

Recuerde la escritura de Isaías 9 citada arriba. Ahora, note lo que Cristo le dijo a Pilato, cuando Él estaba en el juicio por Su vida: “Jesús respondió: «Mi realeza no es de este mundo. Si mi realeza fuera de este mundo, los que están a mi servicio habrían combatido para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi realeza no es de aquí».
“Pilato le dijo: «¿Entonces tú eres rey». Jesús respondió: «Tú lo dices: yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz».” (Juan 18:36,37).

La palabra Griega “mundo” viene de la palabra cosmos, significa “sociedad” o el sistema mundial.

¡Note que Cristo dijo que Su reino no sería parte de “este mundo” ENTONCES!

Ahora note cómo Juan describió a Cristo en Su segunda venida, cómo Él venció las armadas del poder de la Bestia que lucharían en su regreso: “Estos [los ejércitos de la Bestia] harán la guerra al Cordero, pero el Cordero los vencerá, porque es Señor de señores y Rey de reyes, y con él vencerán los suyos, los llamados y elegidos y que se mantienen fieles.»” (Apocalipsis 17:14).

Ahora, note la descripción de la segunda venida de Cristo: “Vi el cielo abierto y apareció un caballo blanco. El que lo monta se llama «Fiel» y «Veraz». Es el que juzga y lucha con justicia.

“Sus ojos son llamas de fuego, tiene en la cabeza muchas coronas y lleva escrito un nombre que sólo él entiende.

“Viste un manto empapado de sangre y su nombre es: La Palabra de Dios.
“Lo siguen los ejércitos del cielo en caballos blancos, vestidos con ropas de lino de radiante blancura.
“De su boca sale una espada afilada, para herir con ella a las naciones; él las gobernará con vara de hierro; él mismo pisará el lagar del vino de la ardiente cólera de Dios, el Todopoderoso.
“En el manto y en el muslo lleva escrito este título: «Rey de reyes y Señor de señores.»” (Apocalipsis 19:11-16).

¿Cómo puede CUALQUIER Cristiano profesante dudar del llano significado de esta tumultuosa e increíble profecía? ¡Cristo VIENE A LA TIERRA para GOBERNAR con vara de hierro!

El REY de Su Reino es Jesucristo. Las “buenas noticias del gobierno venidero de Dios” es la misma cosa que “El evangelio del Reino de Dios”. No es un sinsentido vago, nebuloso y etéreo, si no un poderoso adelanto del mensaje sobre un super gobierno mundial.

Un Reino Debe Tener un Territorio

El Reino de Gran Bretaña ya no es el “Imperio Británico” que una vez fue, pero hoy es llamado “el Reino Unido”. Incluye Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte. ¡Un rey gobierna sobre ese TERRITORIO!

El Reino de Cristo no un “reino” nebuloso en los “cielos” como muchos imaginan que es. En su lugar, será situado AQUÍ en este mundo.

Note la profecía del arcángel Gabriel a Maía, anunciando el inminente nacimiento del Salvador de la humanidad: “Pero el Angel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido.

“Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús;
“él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre,
“reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».” (Lucas 1:30-33).

¿Dónde está el trono de David? ¡Está aquí, en este mundo! Note cómo Dios envió a Nathan para confirmar una promesa incondicional a David de un trono perpetuo en la tierra: “Le transmitirás pues a mi servidor David esta palabra de el SEÑOR: Te fui a buscar al potrero cuando andabas detrás de las ovejas, e hice de ti el jefe de mi pueblo de Israel.

“Doquiera ibas yo estaba contigo, eliminé delante de ti a todos tus enemigos. Haré grande tu nombre tanto como el de los más grandes de la tierra.

“y pondré en el lugar que le corresponde a mi pueblo de Israel. Allí lo plantaré y allí se quedará. Ya no será más sacudido; los malvados ya no seguirán oprimiéndolo como antes,

“cuando establecí jueces en mi pueblo Israel; lo libraré de todos sus enemigos. Y Yavé te manda a decir esto: Yo te construiré una casa.

“Cuando tus días hayan concluido y te acuestes con tus padres, levantaré después de ti a tu descendiente, al que brota de tus entrañas, y afirmaré su realeza.

“El me construirá una casa y yo, por mi parte, afirmaré su trono real para siempre.
“Seré para él un padre y él será para mí un hijo; si hace el mal lo corregiré como lo hacen los hombres, lo castigaré a la manera humana.

“Pero no me apartaré de él así como me aparté de Saúl y lo eché de mi presencia.
“Tu casa y tu realeza estarán para siempre ante mí, tu trono será firme para siempre».” (2º Libro de Samuel 7:8-16). Con algunas de sus últimas palabras pronunciadas “…para el que me reservó una alianza eterna bien ordenada…” (2º Libro de Samul 23:5).

Para un estudio en profundidad de la alianza perpetua que Dios hizo con David, y la increíble VERDAD acerca de la identidad del la Familia Real Británica y el pueblo Británico, así como la identidad de los Estados Unidos en la profecía de la Biblia, escriba o llame inmediatamente para conseguir su copia de Europa y América en la Profecía.

Dios prometió a David que su trono TERRENAL nunca cesaría. Cristo vuelve a la tierra para heredar un trono TERRENAL. Note como Juan vio, en su visión, el gran trono de Dios descendiendo DESDE el cielo hasta ESTE MUNDO: “Y vi a la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia que se adorna para recibir a su esposo.

“Y oí una voz que clamaba desde el trono: «Esta es la morada de Dios con los hombres; él habitará en medio de ellos; ellos serán su pueblo y él será Dios-con-ellos;

“él enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte ni lamento, ni llanto ni pena, pues todo lo anterior ha pasado.»” (Apocalipsis 21:2-4).

ESTE MUNDO es el territorio que será gobernado por Jesucristo y Sus santos resucitados, que NACERÁN de Dios; cambiados instantáneamente a SERES ESPITITUALES (1ª Carta a los Corintios 15:50-52). Note: “Al que venza y se mantenga en mis caminos hasta el fin, le daré poder sobre las naciones,

“las regirá con vara de hierro y las quebrará como vasos de barro. Será como yo, que recibí de mi Padre este poder.” (Apocalipsis 2:26-27).

Jesucristo continuamente habló a sus discípulos de un reino TERRENAL que estaba por venir. Note Su parábola del joven noble: “El les dijo: «Un hombre de familia noble fue a un país lejano para recibir la investidura real y regresar en seguida.

“Llamó a diez de sus servidores y les entró cien monedas de plata a cada uno, diciéndoles: “Háganlas producir hasta que yo vuelva”.

“Pero sus conciudadanos lo odiaban y enviaron detrás de él una embajada encargada de decir: “No queremos que este sea nuestro rey”.

“Al regresar, investido de la dignidad real, hizo llamar a los servidores a quienes había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno.

“El primero se presentó y le dijo: “Señor, tus cien monedas de plata han producido diez veces más”.

“”Está bien, buen servidor, le respondió, ya que has sido fiel en tan poca cosa, recibe el gobierno de diez ciudades“.

“Llegó el segundo y el dijo: “Señor, tus cien monedas de plata han producido cinco veces más”.

“A él también le dijo: “Tú estarás al frente de cinco ciudades“.

“Llegó el otro y le dijo: “Señor, aquí tienes tus cien monedas de plata, que guardé envueltas en un pañuelo.

“Porque tuve miedo de ti, que eres un hombre exigentes, que quieres percibir lo que no has depositado y cosechar lo que no has sembrado”.

“El le respondió: “Yo te juzgo por tus propias palabras, mal servidor. Si sabías que soy un hombre exigentes, que quiero percibir lo que no deposité y cosechar lo que no sembré,

“¿por qué no entregaste mi dinero en préstamo? A mi regreso yo lo hubiera recuperado con intereses”

“Y dijo a los que estaban allí: “Quítenle las cien monedas y dénselas al que tiene diez veces más”.

“”¡Pero, señor, le respondieron, ya tiene mil!”.

“Les aseguro que al que tiene, se le dará; pero al que no tiene, se le quitará aún lo que tiene. (Lucas 19:12-26).

Cristo es el joven noble. La “tierra lejana” representa el cielo. A sus sirvientes se les entrega cantidades de dinero, análogas a sus talentos y habilidades; responsabilidades y llamadas. A cada uno se le da una responsabilidad de acuerdo con su habilidad natural. Note que la recompensa es GOBERNAR sobre CIUDADES. ¡Note que Cristo continuamente enfatiza SU REGRESO a ESTE MUNDO – los sirvientes no subieron al cielo!

Mientras los santos lloraban, Tú “… fuiste degollado y con tu sangre compraste para Dios hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación.

“Los hiciste reino y sacerdotes para nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra.” (Apocalipsis 5:9,10).

Lea el capítulo completo de Isaías 11, el cual representa las condiciones que llegaron a existir SOBRE ESTA TIERRA durante el reinado milenario de Cristo. Estos son algunos fragmentos: “sino que hará justicia a los débiles y defenderá el derecho de los pobres del país. Su palabra derribará al opresor, el soplo de sus labios matará al malvado.

“Tendrá como cinturón la justicia, y la lealtad será el ceñidor de sus caderas.
“El lobo habitará con el cordero, el puma se acostará junto al cabrito, el ternero comerá al lado del león y un niño chiquito los cuidará.

“La vaca y el oso pastarán en compañía y sus crías reposarán juntas, pues el león también comerá pasto, igual que el buey.

“El niño de pecho jugará sobre el nido de la víbora, y en la cueva de la culebra el pequeñuelo meterá su mano.

“Ellos [bestias famélicas; depredadores; serpientes venenosas] no cometerán el mal, ni dañarán a su prójimo en todo mi Cerro santo, pues, como llenan las aguas el mar, se llenará la tierra del conocimiento del SEÑOR.” (Isaías 11:4-9).

Después, Dios dice, “Al mismo tiempo, el Señor volverá a tender su mano para rescatar al resto de su pueblo, a los que todavía queden en Asur y Egipto, en Patros, Etiopía y Elam, en Senar, Jamat y las islas [costas: márgenes] del mar.

“Levantará una bandera que se verá desde el extranjero, para juntar a los desterrados de Israel, y reunirá a los dispersos de Judá desde los cuatro puntos cardinales.” (Isaías 11:11-12).

¿Puede algo ser más llano? Una y otra vez, en capítulos enteros de la Biblia, se nos dice que Jesucristo va a VOLVER A ESTE MUNDO para gobernarlo con vara de hierro durante 1000 años. ¡Note! “Entonces el Señor saldrá a combatir contra esas naciones, como cuando él combate en el día de la batalla [esta es la gran batalla representada en Apocalipsis 19, en el momento de la segunda venida de Cristo].

“Aquel día, sus pies se asentarán sobre el monte de los Olivos, que está frente a Jerusalén, hacia el este. El monte de los Olivos se partirá por la mitad, de este a oeste, formando un inmenso valle: una mitad de la montaña se retirará hacia el norte y la otra mitad hacia el sur.” (Zacarías 14:3,4).

Ahora, note la profecía sobre Sus discípulos y Sus santos: “Por eso les doy el reino como mi Padre me lo dio a mí haciéndome rey;

“Ustedes comerán y beberán a mi mesa en mi Reino, y se sentarán en tronos para gobernar a las doce tribus de Israel.” (Lucas 22:29,30). Estas palabras fueron pronunciadas por Jesucristo durante Su famosa “Última Cena”, cuando algunos de Sus discípulos empezaron a discutir sobre quien debería ser “el más grande” de Su reino.

Recuerde, ellos esperaban que Él estableciera Su gobierno terrenal ALLÍ Y ENTONCES. Ellos no tenían idea de que más de dos mil años pasarían antes de que esta profecía se cumpliera.

Cristo, entonces, es el REY sobre Su reino venidero, y el TERRITORIO sobre el cual Él gobernará es ESTE GRAN Y VERDE MUNDO.

Como un punto aparte, hay muchas decenas de miles de personas que mantienen el Sábado que creen que la tierra será completamente “desolada” durante el Milenio; creyendo que los santos estarán “arriba en el cielo” durante este tiempo, mientras que Satán vagará por la “desolada tierra” con furia violenta.

Ellos creen debido a una distorsión deliberada y calculada de la Escritura de una mujer que algunos creen que es “profetisa”. Pero la Palabra de Dios dice, “Si no hablan DE ACUERDO A ESTA PALABRA es porque no hay luz en ellos.”

La escritura crucial usada por la mujer en uno de sus grandes libros es Isaías 24. Si usted quisiera comparar este capítulo con el libro profético de esta mujer sobre La Gran Controversia, encontraría uno de los clásicos ejemplos de arrabatamiento deliberado de Escritura para hacerla decir algo que NO dicen, o para OMITIR las partes que directamente contradicen su teoría. Usted necesita leer el capítulo completo despacio y cuidadosamente. Declara los juicios de Dios sobre la tierra de Israel, así como de otras naciones. Note especialmente los versículos 3 al 6, que rezan como sigue (incluiré los números de los versículos para que usted tenga referencia): “3 La tierra será totalmente arrasada y completamente saqueada, porque el SEÑOR ha hablado.

“4 La tierra está de duelo y se seca, el mundo está agotado y decae.

“5 La tierra ha sido profanada, que pasaron por alto las leyes, violaron los mandamientos y no cumplieron el contrato eterno.

“6 Por eso, una maldición ha devorado la tierra por culpa de sus habitantes; por eso, se han ido muriendo.

Ahora, note el mismo pasaje, con los fragmentos señalados en negrita, que la presunta profetisa DELIBERADAMENTE OMITIÓ en su intento de probar una teoría de la “tierra desolada”:

“3 La tierra será totalmente arrasada y completamente saqueada, porque el SEÑOR ha hablado.

“4 La tierra está de duelo y se seca, el mundo está agotado y decae, la gente altanera del mundo languidece.

“5 La tierra ha sido profanada por los pies de sus habitantes, que pasaron por alto las leyes, violaron los mandamientos y no cumplieron el contrato eterno.

“6 Por eso, una maldición ha devorado la tierra por culpa de sus habitantes; por eso, se han ido muriendo y sólo quedan unos pocos.

¿USTED omitiría deliberadamente las palabras señaladas en negrita de arriba? Incluyen tales frases como “… la gente altanera del mundo languidece”, y “ La tierra ha sido profanada POR LOS PIES DE SUS HABITANTES” y “SÓLO QUEDAN UNOS POCOS”.

Note varios versículos más de este mismo capítulo, que fueron deliberadamente omitidos por la presunta profetisa: “13 Estos quedan en la tierra, allí donde estaban los pueblos, como las aceitunas después de apalear al olivo o como los pampanitos después de la vendimia.

“14 Ellos levantan la voz, gritan de alegría; avivan el nombre del SEÑOR desde la orilla del mar.

“17 Pánico, fosa y trampa te esperan, habitante de la tierra:

“21 Ese día el SEÑOR pedirá cuentas al ejército de los cielos, allá en lo alto, y aquí abajo, a los reyes de la tierra;

“22 los juntará a todos y los meterá en un calabozo, y serán encerrados en la cárcel, y después de años, recibirán su sentencia.”

Esto es aún más embarazoso, ver cómo alguien HA OMITIDO deliberadamente declaración tras declaración en la sagrada Palabra de Dios para aferrarse a una noción asumida y engañar a los lectores. Es cierto que Isaías 24 es un testigo poderoso y horrible contra el pueblo de Israel de Dios; que muestra la gran pérdida de vidas y la destrucción. Pero NO muestra una “tierra desolada” sin ningún habitante, y NO muestra a los “santos en el cielo” durante 1000 años.

¡Cuan completamente DESHONESTO sería colocar un punto donde aparece un coma en su Biblia, como en el caso del versículo 6, donde la mujer terminó su cita con la palabra “muriendo” y OMITIO la palabra “…y sólo quedan unos pocos”! ¿Se dio cuenta de los tres puntos suspensivos entre las comillas y la palabra “y”? Honestamente en periodismo SE REQUIERE que esos puntos sean insertados, lo que indica al lector que algunas palabras anteriores o posteriores han sido omitidas. Estos tres puntos suspensivos invitan al lector a volver a la fuente de la cita y ver lo que vino antes, o después. Omitirlos es dar a entender que el restante del versículo no existe.

Ahora, note el remate final del capítulo completo, que hace referencia a los signos celestiales (Apocalipsis 6) que aparecen justo antes del Día del Señor y la segunda venida de Cristo: “La luna se pondrá colorada, el sol no sabrá dónde esconderse cuando el SEÑOR de los Ejércitos sea rey sobre el cerro de Sión, en Jerusalén, y aparezca su Gloria ante sus Ancianos.” (Isaías 24:23).

La Gran Tribulación ocurre ANTES de los signos celestiales, y los signos celestiales ocurren ANTES que el Día del Señor. Note la prueba: “El sol se convertirán en tinieblas y la luna en sangre, antes que llegue el Día del Señor, día grande y terrible.” (Joel 3:4). “Después de esos días de angustia, el sol se oscurecerá, la luna perderá su brillo, caerán las estrellas del cielo y se bambolearán los mecanismos del universo.” (Mateo 24:29).

Por lo tanto, los grandes eventos representados en Daniel y el libro del Apocalipsis ocurren en el orden siguiente: (1) La GRAN TRIBULACIÓN (Mateo 24: 21,22); (2) Los SIGNOS CELESTIALES (Apoc. 6; Joel 3:4); (3) El Día del Señor (Joel 2:1; Apocalipsis 16).

La Palabra de Dios emana advertencias severas contra aquellos que se unen, como a aquellos que se separan. Es un GRAN PECADO DISTORSIONAR deliberadamente LAS ESCRITURAS.

Lea de nuevo todas las escrituras de esta sección que absolutamente PRUEBAN, más allá de la sombra de la duda, que Jesucristo establecerá Su Reino SOBRE ESTE MUNDO, y gobernará sobre las naciones durante 1000 años con Sus santos renacidos.

Un Reino Requiere que Sujetos Vivan en el Reino

Una y otra vez, hemos visto referencias a los SUJETOS que estarán dentro del TERRITORIO gobernado por Cristo y Sus santos renacidos. Muchas de las escrituras citadas arriba no sólo incluyen declaraciones sobre la TIERRA siendo el terreno del Reino de Cristo, sino que incluyen declaraciones sobre Israel, Judá y muchas, muchas otras naciones.

Note varias referencias más a los SUJETOS del reino: “Aquel día la raíz de Jesé se levantará como una bandera para las naciones, los pueblos irán en su busca y su casa se hará famosa.

“Al mismo tiempo, el Señor volverá a tender su mano [la primera vez fue cuando los sacó de Egipto] para rescatar al resto de su pueblo, a los que todavía queden en Asur y Egipto, en Patros, Etiopía y Elam, en Senar, Jamat y las islas del mar.

“Levantará una bandera que se verá desde el extranjero, para juntar a los desterrados de Israel, y reunirá a los dispersos de Judá [llamados la diáspora] desde los cuatro puntos cardinales.” (Isaías 11:10-12).

Ahora, note cómo TODAS LAS NACIONES serán forzadas a reconocer al nuevo gobierno mundial de Dios: “Sucederá al fin de los tiempos que la montaña de la Casa del Señor será afianzada sobre la cumbre de las montañas y se elevará por encima de las colinas. Los pueblos afluirán hacia ella

“y acudirán naciones numerosas, que dirán: «¡Vengan, subamos a la Montaña del Señor y a la Casa del Dios de Jacob! El nos instruirá en sus caminos y caminaremos por sus sendas». Porque de Sión saldrá la Ley y de Jerusalén, la palabra del Señor.

“El será juez entre pueblos numerosos y árbitro de naciones poderosas, hasta las más lejanas. Con sus espadas forjarán arados y podaderas con sus lanzas. No levantará la espada una nación contra otra ni se adiestrarán más para la guerra.

“Cada uno se sentará bajo su parra y bajo su higuera, sin que nadie lo perturbe, porque ha hablado la boca del Señor de los ejércitos.

“Todos los pueblos caminan cada uno en el nombre de su dios; pero nosotros caminamos en el nombre del Señor, nuestro Dios, por siempre jamás.” (Miqueas 4:1-5).

Claramente, esto está describiendo el principio del reinado milenario de Cristo. Habla de “PUEBLOS NUMEROSOS” y “NACIONES PODEROSAS”, no de “cielo” ni de una “tierra desolada”.

Un pasaje paralelo se encuentra en Isaías 2: “Al fin de los tiempos, el cerro de la Casa del Señor será puesto sobre los altos montes y dominará los lugares más elevados e irán a verlo todas las naciones.

“Subirán hacia él muchos pueblos, diciendo: «Vengan, subamos al cerro del Señor, a la Casa del Dios de Jacob, para que nos enseñe sus caminos y caminemos por sus sendas. Porque la enseñanza irradia de Sión, de Jerusalén sale la palabra del Señor.»

“Hará de árbitro entre las naciones y a los pueblos dará lecciones. Harán arados de sus espadas y sacarán hoces de sus lanzas. Una nación no levantará la espada contra otra y no se adiestrarán para la guerra.” (Isaías 2:2-4).

Hoy, un velo negro de ignorancia y superstición ciega las mentes de decenas de millones persoans. Satán ha engañado a todas las naciones (Apocalipsis 12:9). Sólo unos POCOS preciados entienden el gran propósito y plan de Dios. Como hemos visto, Cristo habló a las masas en adivinanzas, acertijos y “parábolas”. Cuando Sus discípulos Le preguntaron sobre ello, Él citó un pasaje de Isaías 6, que dice, “El me dijo: «Ve y dile a este pueblo: Por más que ustedes escuchen, no entenderán; por más que ustedes miren, nunca ven.»

“Se pondrá más pesado el corazón de este pueblo, se volverán sordos sus oídos y se les pegarán sus ojos. ¿Acaso se atreverían a ver con sus ojos, y a oír sus oídos, para que comprenda su corazón, y se conviertan y recuperen la salud?»

“Yo dije: «¿Hasta cuándo, Señor?» Y él me respondió:

“«Hasta que las ciudades queden destruidas y sin habitantes, las casas desocupadas y la tierra abandonada…” (Isaías 6:9-12).

La sábana de ignorancia y engaño permanecerá en su lugar hasta DESPUÉS de la intervención de Dios en los asuntos humanos.

Perplejo por esta profecía, Isaías pregunto, “Yo dije: «¿Hasta cuándo, Señor?» Y él me respondió:

“«Hasta que las ciudades queden destruidas y sin habitantes, las casas desocupadas y la tierra abandonada; hasta que el Señor haya expulsado a los hombres y la soledad en el país sea grande.

“Y si quedara solamente la décima parte, también habría de ser entregada al fuego, como hacen con la raíz de la encina y del roble. De la raíz, sin embargo, brotará una raza santa.»” (Isaías 6:11-13). Esto implica realmente que no sólo habrá un DIEZ POR CIENTO del pueblo de Israel de Dios que quede VIVO en el momento de la segunda venida de Cristo.

Un “diezmo” del pueblo de Dios se unirá, y se instalará sobre los “antiguos estados”; los Americanos a América; los Británicos a Gran Bretaña; los Canadienses a Canadá; los Australianos a Australia. Note la descripción de este momento: “Pero ustedes, montañas de Israel, producirán cosechas y frutos para mi pueblo de Israel que está próximo a volver.

“Regresaré donde ustedes y me volveré hacia ustedes; ustedes serán trabajadas y sembradas.

“Multiplicaré en ustedes a los hombres, a toda la casa de Israel; las ciudades serán nuevamente habitadas y las ruinas reedificadas.

“Multiplicaré en ustedes a hombres y animales; y crecerán y tendrán fruto y os colocaré en vuestros antiguos estados y las trataré mejor que en los comienzos; entonces sabrán que yo soy el Señor.” (Ezequiel 36:8-11).

La expresión “entonces sabrán que yo soy el Señor” (de YHVH, o Jehová) no se aplica hoy en día, ya que MILLONES de personas no saben realmente quien es el Eterno, y NO SABEN que Jesucristo de Nazaret era el miembro de la Deidad que dijo “Hágase la luz” o que dijo “Hagamos al hombre a NUESTRA imagen y semejanza” (Génesis 2:26 con Juan 1).

Note cómo Dios muestra que la reunificación de Su pueblo a sus “antiguos estados” al principio del Milenio resultará en la CONVERSIÓN espiritual: “Los sacaré de las naciones, los reuniré de entre los pueblos y los traeré de vuelta a su tierra.

“Los rociaré con un agua pura y quedarán purificados; los purificaré de todas sus impurezas y de todos sus inmundos ídolos [símbolo de bautismo, y el “lavado de agua por la palabra”].

“Les daré un corazón nuevo y pondré dentro de ustedes un espíritu nuevo. Quitaré de su carne ese corazón de piedra y les daré un corazón de carne.

“Pondré dentro de ustedes mi Espíritu y haré que caminen según mis mandamientos, que observen mis leyes y que las pongan en práctica.

“Vivirán en el país que di a sus padres, ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios.” (Ezequiel 36:24-28). Note que tipo de LEYES gobernarán a todas las naciones del mundo cuando Cristo establezca Su norma milenaria.

Un Gobierno Requiere un Sistema de Leyes

Lea de nuevo los estruendosos pronunciamientos de Dios a través de Isaías (Isaías 2) y Miqueas (Miqueas 4); cómo la LEY SALDRÁ DE SIÓN.

La “ley de la tierra” para todo el mundo serán los DIEZ MANDAMIENTOS, magnificados por Jesucristo en Su famoso “Sermón en el Monte”.

No habrá más argumentos, entonces. Ni litigios, disputas, debates, razonamientos entre los hombres que se esfuercen por usar la Biblia para ELIMINAR las leyes de Dios porque ODIEN EL SÁBADO. Entonces, ellos serán FORZADOS obedecer, y la pena por el pecado será impuesta rápida y duramente, si los hombres rechazan arrepentirse.

Ahora, note cómo no sólo el SÁBADO SEMANAL será EJECUTADO sobre la humanidad durante el gobierno de Cristo, sino también los Sábados ANUALES serán observados.

“Y todos los sobrevivientes de todas las naciones que hayan luchado contra Jerusalén, subirán año tras año a postrarse delante del Rey, Señor de los ejércitos, y a celebrar la fiesta del Tabernáculo.

“Y si alguna de las familias de la tierra no sube a Jerusalén para postrarse delante del Rey, Señor de los ejércitos, no habrá lluvia para ellos.

“Si la familia de Egipto no sube y no viene, caerá sobre ellos la plaga con que el Señor herirá a las naciones que no suban para celebrar la fiesta del Tabernáculo.

“Este será el castigo de Egipto y el castigo de todas las naciones que no suban para celebrar la fiesta del Tabernáculo.” (Zacarías 14:16-19). No importa qué persona sea; no importa su raza, color, idioma o religión, ellos CELEBRARÁN LA FIESTA DEL TABERNÁCULO en el gobierno mundial de Cristo.

Note lo que Dios dijo sobre Su Sábado semanal: “Cada luna nueva y cada sábado, todo hombre vendrá a postrarse ante mí, dice el Señor,

“y, al salir, verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí. El gusano que los devora no morirá, y el fuego que los quema no se apagará, y todos se sentirán horrorizados al verlos.” (Isaías 66:23,24). Esta imagen horrible describe los cuerpos de aquellos que han roto las leyes de Dios; que se han resistido a Cristo en su venida. La expresión “El gusano que los devora no morirá” hace referencia a larvas, dándose un festín en la carne humana podrida; que no morirán, sino que se convertirán en moscas recién nacidas.

A pesar de los inteligentes intentos de eliminar los Diez Mandamientos de Dios por miles de teólogos que enseñan que Cristo “los clavó a Su cruz”, simplemente no se puede evitar el hecho de que estas escrituras del Antiguo Testamento se refieren llanamente a los Diez Mandamientos de Dios; Su Sábado semanal (el cuarto mandamiento) y Sus Sábados anuales.

Revise lo que ha leído previamente, de Isaías 2 y Miqueas 4; cómo “LA LEY salió de Sión”. Desde ningún remoto punto de la imaginación significa otra cosa salvo los sagrados y correctos DIEZ MANDAMIENTOS DE DIOS.

Note algunas de las MUCHAS escrituras en el Nuevo Testamento que mantienen los Diez Mandamientos de Dios: Jesucristo dijo en Su sermón en el monte: “No crean que he venido a suprimir la Ley o los Profetas. He venido, no para deshacer, sino para traer lo definitivo.

“En verdad les digo: mientras dure el cielo y la tierra, no pasará una letra o una coma de la Ley hasta que todo se realice.” (Mateo 5:17,18). “Realizar” significa “hacer, o llevar a cabo”. Si usted tiene la obligación de mantener una promesa; de realizarla, usted debe hacerla o llevar a cabo los hechos requeridos por la promesa, no debe abrogar la promesa.

Cuando un joven rico vino a Jesús a preguntarle que necesitaba HACER para conseguir la vida eterna, note lo que Cristo le dijo: “Un hombre joven se le acercó y le dijo: «Maestro, ¿qué es lo bueno que debo hacer para conseguir la vida eterna?»

“Jesús contestó: «¿Por qué me preguntas sobre lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Pero si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos.»” (Mateo 19:16,17). Cuando el joven hombre quiso saber qué mandamientos específicamente, Cristo citó varios de los Diez Mandamientos, haciendo claro exactamente a cuáles Él se refería.

Millones de profesantes Cristianos – acudientes a la iglesia, gente creyente – rotundamente NIEGAN creer que deben CUMPLIR LOS MANDAMIENTOS. Sus pastores han sido engañados; enseñados por seminarios de este mundo que la “ley ha sido eliminada”.

Lea las poderosas escrituras listadas arriba sobre cómo Cristo administrará SUS LEYES, los DIEZ MANDAMIENTOS desde Su futura capital mundial de Jerusalén.

¿Cree que el Elegido que DIO la ley en primer lugar – que fue el Único que SE CONVIRTIÓ EN CRISTO (lea Juan 1 y Hebreos 1) le daría a Su puelbo una ley que Él sabía que Él CAMBIARÍA?

¿Llevaría Dios a la gente a morir por romper con el Sábado en el día de Moisés, y después CAMBIARÍA Su ley, permitiendo a MILLONES de personas que la rompan hoy en día, y después CAMBIARLA DE NUEVO; imponiéndola durante el milenio? ¡Cuan estúpida sería tal suposición!

Dejemos a Dios que conteste: “Porque llega el Día, abrasador como un horno. Todos los arrogantes y los que hacen el mal serán como paja; el Día que llega los consumirá, dice el Señor de los ejércitos, hasta no dejarles raíz ni rama [este el “Día del Señor” justo antes de la segunda venida de Cristo].

“Pero para ustedes, los que temen mi Nombre, brillará el sol de justicia que trae la salud en sus rayos, y saldrán brincando como terneros bien alimentados [representando la venida de Cristo; Su tranquilo reino durante 1000 años].

“Ustedes pisotearán a los impíos, que serán ceniza bajo la planta de sus pies, en el Día que yo preparo, dice el Señor de los ejércitos [ya hemos leído cómo esto ocurrirá “de Sábado a Sábado” en el milenio].

Acuérdense de la Ley de Moisés, mi servidor, a quien yo prescribí, en el Horeb, preceptos y leyes para todo Israel.” (Malaquías 4:1-4).

Estas palabras finales del Antiguo Testamento tienen que ver con la venida de Cristo, y el establecimiento de Su nuevo orden mundial. Ellos obligan a la humanidad a RECORDAR LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE DIOS.

¿Los CAMBIÓ Dios? “Porque yo, el Señor, no he cambiado, ¡pero ustedes no dejan de ser hijos de Jacob!” (Malaquías 3:6). Pablo escribió, “Cristo permanece hoy como ayer y por la eternidad.” (Carta a los Hebreos 13:8).

Millones de personas no saben la definición bíblica de Pecado. No saben qué ES el pecado. Dios dice, “No se puede pecar sin quebrantar la ley; todo pecado es rebeldía.” (1ª Carta de Juan 3:4).

La pena por romper alguno de los Diez Mandamientos es la MUERTE. No es la PRIMERA muerte, ya que es “dada a los hombres una vez que mueren”, sino una SEGUNDA muerte – muerte en el fuego del infierno, del cual no hay resurrección. Es aniquilación total, destrucción, POR FUEGO. Ya ha leído cómo los correctos que estarán en el Reino de Dios pisarán las cenizas de aquellos que se rebelaron contra Dios.

Pablo escribió, “Porque el salario del pecado es la muerte, mientras que el don gratuito de Dios es la Vida eterna, en Cristo, nuestro Señor.” (Carta a los Romanos 6:23). Aquí hay dos opuestos. LA MUERTE por un lado y LA VIDA ETERNA por otro lado. Pero Dios no salvará a nadie que no pueda GOBERNAR. Rendiremos nuestros deseos a Dios; en una rendición incondicional, estando dispuestos a OBEDECERLE en todo, o no estaremos en Su reino.

Note cómo Pablo retiene la ley de Dios con tal asombro: “ De manera que la Ley es santa, como es santo, justo y bueno el precepto.” (Carta a los Romanos 7:12).

Juan, el discípulo que amó Jesús, fue inspirado para escribir mucho más acerca de los Diez Mandamientos de Dios, que él amaba. Él dijo, “Vean cómo sabremos que lo conocemos: si cumplimos sus mandamientos. (1ª Carta de Juan 2:3).

“Si alguien dice: «Yo lo conozco», pero no guarda sus mandamientos, ése es un mentiroso y la verdad no está en él.” (1ª Carta de Juan 2:4). Obviamente, alguien que dice “Que bueno es ‘conocer al Señor’” y rechaza MANTENER LA LEY QUE ESCRIBIÓ CON SU PROPIO DEDO, es culpable de un gran mentira. No se puede “amar a Cristo” que ESCRIBIÓ LA LEY, y rechazar la ley que Él escribió, o dar la espalda al hecho de que el pecado está en el INCUMPLIMIENTO de esa ley, y que Cristo murió para SALVAR A LOS PECADORES – aquellos que ROMPIERON SU LEY. La gran razón del sacrificio de Cristo fue debida a la TRANSGRESIÓN.

Juan también escribió, “y por eso, cuando amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos, con toda certeza sabemos que amamos a los hijos de Dios.

“Amar a Dios es guardar sus mandamientos, y sus mandamientos no son una carga.” (1ª Carta de Juan 5:2,3). ¿Qué es “UNA CARGA” sobre el mandamiento de amar a Dios; no tener otro Dios ante nosotros, honrar y amar a los padres; abstenerse de robar lo que no nos pertenece; abstenerse de cometer adulterio; abstenerse de mentir?

Cada uno de los NUEVE de los Diez Madamientos son CREÍDOS por millones de Cristianos profesantes, incluso si no son siempre seguidos. Pero el CUARTO mandamiento es seleccionado por su especial ira.

Millones de personas DETESTAN absolutamente el día del Sábado, llamándolo “Judío”. Para ellos, algo “Judío” es una cosa horrenda, y la palabra es escupida por innumerables bocas de Cristianos profesantes como un epíteto. Pero Jesús dijo, “…el Sábado fue hecho para el hombre [Él no dijo “hecho para los Judíos”] y no el hombre para el Sábado:

“Por lo tanto el Hijo del hombre es Señor también del Sábado” (Marcos :26,27) ¿Qué día es entonces el “Día del Señor”? Es el día en el cual Cristo es el Señor. El día del SÁBADO.

David, un hombre tras el propio corazón de Dios dijo, “¡Cuánto amo tu enseñanza! ¡Todo el día medito en ella!” (Salmos 119:97). David, que se arrepintió amargamente cuando rompió la ley de Dios, será SU REY y el mío en el reino milenario de Cristo.

Ezequiel profetizo: “Haré que vuelva mi siervo David y lo pondré como único pastor, y él las cuidará. Él será su pastor.

“Yo, el Señor, seré su Dios, y mi siervo David será su jefe. Yo, el Señor, he hablado.” (Ezequiel 34:23,24).

Dios dice que una parte de los refugios; los “remanentes” de todas las naciones de las diez tribus de Israel serán enviados por la intervención de Dios bajo los signos celestiales, las siete plagas de las trompetas, las siete últimas plagas, y la segunda venida de Cristo. Será un tiempo HORRIBLE – un tiempo en el que quizá el NOVENTA POR CIENTO de la población de todas las naciones muera.

Dios le dijo a Jeremías que escribiera una estupenda advertencia en su libro: “porque viene el día en que cambiaré la suerte de mi pueblo Israel y Judá [sacarlos de la cautividad por segunda vez]. Yo, el Señor, lo afirmo. Yo los haré volver a la tierra que di a sus padres como su propiedad.

“Este es el mensaje del Señor acerca de Israel y de Judá.

“El Señor dice: ¡Se oyen gritos de terror, de miedo e intranquilidad!

“Preguntad, a ver si es posible que un hombre dé a luz. ¿Por qué, pues, veo retorcerse a los hombres

como si tuvieran dolores de parto? ¿Por qué se han puesto pálidos todos ellos?

“¡Se acerca un día terrible, un día como ningún otro! Será un tiempo de angustia para el pueblo de Jacob, pero yo los salvaré [“Jacob” es ISRAEL; las diez tribus de Israel, distintas de Judá, de los Judíos. Ellos van a ser salvados de la Gran Tribulación, pero deben SUFRIRLA].

“Yo, el Señor todopoderoso, afirmo: Libraré a mi pueblo del yugo de la esclavitud [el “yugo” de la Bestia y el falso profeta: Lea Isaías 47:5-11], y no volverá a ser esclavo de extranjeros.

“Y me servirá a mí, su Señor y Dios, y a David su rey, a quien yo le pondré por rey.

“Yo, el Señor, afirmo: No temas, pueblo de Jacob, siervo mío; no tengas miedo, Israel, pues a ti y a tus hijos os libraré de ese país lejano donde estáis desterrados. Volverás a vivir en paz, tranquilo, sin que nadie te asuste.” (Jeremías 30:3-10).

¿Puede algo ser MEJORES NOTICIAS que el Evangelio de Jesucristo; las “Buenas Noticias de la venida del REINO DE DIOS” que va a GOBERNAR este mundo durante mil años?

¿Y puede usted pensar en una mejor promesa que darle una oportunidad a CRISTO DE GOBERNAR sobre naciones como América, Gran Bretaña, Alemania, Rusia, China y Japón? Note. Y Él ha derrotado, y mantenido mis trabajos hasta el final, a quien yo le daré poder sobre las naciones:

“así como mi Padre me ha dado autoridad a mí. Gobernarán a las naciones con cetro de hierro y las harán pedazos como a ollas de barro.” (Apocalipsis 2:26,27).

Debemos DERROTAR el mundo malvado bajo la influencia de Satán, Derrotar nuestra propia naturaleza humana a través del poder del Espíritu Sagrado de Dios.

Pedro ordenó a los impactados y asustados perpetradores de la muerte de Cristo, “…Volveos a Dios y bautizaros cada uno en el nombre de Jesucristo, para que Dios os perdone vuestros pecados y recibáis el don del Espíritu Santo.” (Hechos de los Apóstoles 2:38).

Las BUENAS NOTICIAS de la Venida del GOBIERNO DE DIOS

El “evangelio” es un mensaje de grandes y buenas noticias sobre la viniente intervención de Dios en asuntos humano. Es un mensaje de “AHORA” sobre los hechos que agitan el mundo de tal magnitud inimaginable que aturde a la mente.

La profecía de Olivet de Cristo, como grabado en Mateo 24 y Lucas 21, habla de masivos terremotos; sequías y hambrunas; tiempo revuelto; de GUERRAS y rumores de guerras, de terrible persecuciones religiosas.

Él dijo, “Oiréis de guerras y rumores de guerras, pero no os asustéis, pues aunque todo esto ha de llegar, aún no será el fin [el fin de la civilización humana como la conocemos].

“Porque una nación peleará contra otra y un país hará guerra contra otro, y habrá hambres y terremotos en muchos lugares.

“Sin embargo, todo eso apenas será el comienzo de los sufrimientos.

“Os entregarán para ser maltratados, y os matarán, y todo el mundo os odiará por causa mía.

“Entonces muchos perderán su fe, y se odiarán y traicionarán unos a otros.” (Mateo 24:6-10). Palabras más ciertas nunca fueron contadas. Ahora estamos viviendo en el mundo previo a los eventos representados aquí; justo antes del restante de este capítulo tumultuoso y sorprendente. Él dijo, “Aumentará tanto la maldad, que el amor se enfriará en la mayoría.

“Pero el que permanezca firme hasta el fin, se salvará.

“Esta buena noticia del reino se anunciará en todo el mundo, para que todas las naciones la conozcan. Entonces vendrá el fin.

“El profeta Daniel escribió acerca del horrible sacrilegio. Cuando lo veáis en el lugar santo (el que lee, entienda)

“los que estén en Judea, que huyan a las montañas; el que esté en la azotea de su casa, que no baje a sacar nada;

“y el que esté en el campo, que no regrese ni siquiera a recoger su ropa

“¡Pobres de las mujeres que en aquellos días estén embarazadas o tengan niños de pecho!

“Pedid a Dios que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado, [Cristo nunca habría publicado tal advertencia sobre el TIEMPO DE LA SEGUNDA VENIDA si el día del Sábado no fuera AÚN UN Sábado OBLIGATORIO]

“porque habrá entonces un sufrimiento tan grande como nunca lo ha habido desde el principio del mundo ni lo habrá después.

“Y si Dios no acortara aquel tiempo, nadie se salvaría. Pero lo acortará por amor a los que ha escogido.” (Mateo 24:12-22).

¡Cuán completamente DIFERENTE es la REAL VERDAD sobre las dinámicas buenas noticias de la venida del GOBIERNO DE DIOS para gobernar sobre este mundo desde la “vieja, vieja historia” sobre la PERSONA de Jesucristo, mientras que ignora el mensaje que Él trajo!

Ahora, usted ha visto con sus propios ojos, en su propia Biblia, la real VERDAD sobre el evangelio. Es el plan estratégico para el futuro. Es el mapa para el siglo XXI. Es el programa de Dios Todopoderoso y Su Hijo Cristo, para traer PAZ a este mundo enfermo de pecado, afligido por las plagas, envuelto en guerras, afectado por la pobreza y lleno de odio, de confusión Satánica.

Quizá Dios le dé la misericordiosa gracia de PRESTAR ATENCIÓN a Sus testigos y advertencias, y de ARREPENTIRSE ante Él.

Como Pedro lloro, “…¡Apartaos de esta gente perversa!” (Hechos de los Apóstoles 2:40).

En un futuro próximo, Dios Todopoderoso va a INTERVENIR en los asuntos humanos. Ha comisionado a sus siervos que proclamen el avance de las buenas noticias. Es un VASTO mensaje; uno que explica el verdadero propósito de la vida humana; POR QUÉ Dios puso a la humanidad en la tierra; POR QUÉ Jesucristo murió por los pecados de la humanidad; POR QUÉ Él vuelve de nuevo. Dios espera de todos los que llama que TOMEN PARTE en este gran TRABAJO de predicar las buenas noticias al mundo.

¿Es USTED uno a los que Dios está llamando? Si desea una visita por un representante autorizado de la Iglesia Intercontinental de Dios, que es una afiliación cercana a la Asociación Evangelista Garner Ted Armstrong, por favor llame al (903) 561-7070, o escriba o envíe un E-mail a la siguiente dirección.


Puede copiar y distribuir esta información solamente a amigos y familia, sin cambios, sin cargo y dando todo el crédito al autor y el editor. No se puede publicar para el público general.

La intención de esta publicación es que sea usada como herramienta de estudio personal. Por favor, sepa que no es sabio aceptar la palabra de nadie porque sí, así que compruebe todas las cosas por sí mismo en las páginas de su Biblia.

Las actividades de la Asociación Evangelista Garner Ted Armstrong se pagan con contribuciones, ofrecimientos y donativos entregados libremente por cristianos y compañeros de trabajo que se dedican a predicar la palabra según Jesucristo.